Ingredientes

  • 4 cucharadas de harina blanca
  • 675 g de paletilla de cordero, cortada en trozos
  • 1 cucharadita de tomillo fresco picado
  • 2 cebollas a rodajas
  • 2 zanahorias grandes a rodajas
  • 600 ml (2 ½ tazas) de caldo de pollo (también sirve una pastilla de caldo)
  • Un poquito de salsa Worcestershire
  • 675 g de patatas de tamaño similar
  • 40 g (3 cucharadas) de Mantequilla pura irlandesa Kerrygold sin sal
  • Sal y pimienta negra recién molida

Preparación

Una noche fría de invierno, un buen fuego y un humeante plato de estofado. Esta receta, sin duda, es una de las que debe enseñar a sus hijos antes de que abandonen el nido. También queda igual de exquisita con pata o chuletas de cordero. Basta con que le pida a su carnicero que los corte en filetes de 4 cm. El estofado tendrá más huesos, pero el sabor será insuperable.
  1. Precaliente el horno a 180 °C, con el termostato en el 4. Coloque la harina en un plato plano y sazónela generosamente. Impregne bien el cordero en la harina. Coloque la mitad del cordero en el fondo de una cazuela redonda y añada una pizca de tomillo. Añada la cebolla y la zanahoria por encima, sazone al gusto y añada otra pizca de tomillo. Ponga el resto del cordero encima, cubriendo totalmente las verduras, y añada el resto del tomillo.
  2. Vierta caldo de pollo justo hasta cubrir la última capa de cordero. Añada un poquito de salsa Worcestershire. Tape la cazuela y métala en el horno. Una vez en la cazuela, se cocina solo.  Una hora más tarde, compruebe el guiso y si el cordero y las verduras están tiernos y el caldo se ha espesado un poco, el estofado ya está listo.
  3. Coloque las patatas en una olla grande con agua hirviendo con sal y llévelas a ebullición; después, déjelas cocer a fuego lento durante 10 minutos más. Escurra las patatas con un colador y déjelas reposar durante 5 minutos hasta que se enfríen lo suficiente para poder manipularlas. Corte las patatas a lo largo, en rodajas de 1 cm de grosor y colóquelas superpuestas formando una capa que cubra todo el guiso.
  4. Funda la mantequilla en una sartén pequeña o en el microondas y aplíquela a las patatas con un pincel. Sazónelo al gusto y hornéelo otros 40 minutos hasta que las patatas estén hechas y doradas y el caldo del cordero burbujee en los bordes de la cazuela. Sírvalo directamente del horno a la mesa.

¿Busca más ideas?

Seguir a Kerrygold en Instagram

Descubra nuestras

Recetas

Entrantes

Crema de champiñones silvestres con picatostes con ajo

Esta saludable crema nos trae recuerdos del otoño. Aventúrese a buscar champi...

Raciones 4-6
Platos principales

Berenjenas asadas con tomate y queso

Quien sea que dijo que las verduras no tienen sustancia, tendrá que tragarse su...

Raciones 4-6
Entrantes

Filetes de salmón con salsa de mantequilla aderezada con ajo, hierbas y cítricos

El salmón y el limón están hechos el uno para el otro. Añada ajo fresco y al...

Raciones 4
Acompañamientos y aperitivos

Puré de guisantes a la menta

La pasta de guisantes, conocida como mushy peas en Irlanda y Reino Unido,...

Raciones 4
Entrantes

Ensalada de quinoa con verduras asadas

Precalentar el horno a 200 grados. Mezcle el calabacín, la batata,...

Recetas con horno

Pudin esponjoso de ruibarbo y fresa

Los postres no necesitan justificación, pero si alguien pregunta, esta receta t...

Raciones 4 - 6
Platos principales

Chuletas de cordero con vino tinto, romero y mantequilla de ajo

Chuletas de cordero adobadas. Tiernas y sabrosas. Sáqueles el máximo partido u...

Raciones 4