Ingredientes

  • 100 g (8 cucharadas), Mantequilla pura irlandesa Kerrygold sin sal
  • 1 cebolla picada fina
  • 4 cebollas tiernas o cebolletas picadas finas
  • 500 g de espinacas, sin tallos duros y cortadas en tiras finas
  • 225 g de queso feta
  • 2 huevos
  • 50 g (½ taza), rallado fino, Queso Kerrygold Dubliner
  • Una pizca generosa de nuez moscada picada fina
  • 2 cucharada de menta fresca picada
  • 6 hojas de pasta filo, fresca o descongelada
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • Ensalada de tomates cherry y albahaca para acompañar
Receta impresa

Preparación

Una apuesta segura para toda la familia. Tanto los amantes de la carne como los vegetarianos se chuparán los dedos. Conocido tradicionalmente como spanakopita (que es como se denomina a los pastelitos pequeños), nuestra receta no es tan pesada ni sustanciosa, en el sentido vegetariano de la palabra. Prepárelo la noche anterior, cúbralo con film transparente y déjelo en la nevera hasta que vaya a cocinarlo.
  1. Precaliente el horno a 180 °C, con el termostato en el 4. Derrita un poco de mantequilla en una sartén y añada la cebolla. Saltéela hasta que esté blandita, pero no dorada. Añada las cebollas tiernas o cebolletas y cuézalas un minuto. Añada las espinacas, un puñado cada vez, hasta que se reduzcan. Viértalo en un colador para retirar el exceso de líquido. Déjelo enfriar.
  2. Desmenuce el queso feta en un recipiente grande y macháquelo un poco con un tenedor. Añada los huevos, el queso, la mezcla de las espinacas, la nuez moscada y la menta y mézclelo bien. Sazone al gusto.
  3. Funda el resto de la mantequilla en una sartén pequeña o en el microondas. Desenrolle la pasta filo y unte con mantequilla fundida un molde redondo de 23 cm con abertura lateral o base desmoldable. Después, aplique también un poco de mantequilla fundida con el pincel en cada hoja de pasta filo y colóquelas en el molde, con el lado de la mantequilla hacia abajo y la parte sobrante colgando por fuera del borde del molde. Gire el molde un cuarto de vuelta después de cada hoja.
  4. Vierta el relleno en el molde, doble el sobrante de la pasta hacia la parte superior, hoja por hoja, para crear un efecto ondulado. Aplique el resto de la mantequilla fundida con el pincel sobre la parte superior. Hornéelo durante 45 minutos hasta que esté dorado y crujiente. Retírelo del horno y déjelo reposar 5 minutos.
  5. Para servirlo, retire el pastel del molde y córtelo en porciones. Preséntelo en platos acompañado de la ensalada de tomates cherry y albahaca.

¿Busca más ideas?

Seguir a Kerrygold en Instagram

Descubra nuestras

Recetas

Recetas con horno

Scones de frambuesa

A veces, las cosas más sencillas son las que más gustan. Como los scones...

Raciones 4
Recetas con horno

Galletas de mantequilla – San Patricio

Ponga la mantequilla Kerrygold junto con el azúcar glas y el extrac...

Recetas con horno

Cuadraditos de bizcocho con cobertura de limón

Probada y perfeccionada, esta receta está en el horno en tan solo cinco minutos...

Raciones 24
Platos principales

Chuletas de cordero con vino tinto, romero y mantequilla de ajo

Chuletas de cordero adobadas. Tiernas y sabrosas. Sáqueles el máximo partido u...

Raciones 4
Recetas con horno

Mince Pies

Estas se pueden envolver en celofán y atar las cintas rojas para ser dado como...

Recetas con horno

Mini cupcakes de vainilla y maracuyá

Receta de...

Raciones 24
Recetas con horno

Pastel Madeira

Este emblemático pastel es el preferido de toda la familia. Los espíritus culi...

Raciones 8