Ingredientes

  • 1 kg de berenjenas cortadas finas a lo largo
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • 400 g (2 tazas) de queso mozzarella rallado
  • 100 g (1 taza), rallado fino, Queso Kerrygold light
  • Para la salsa de tomate

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla roja picada fina
  • 2 dientes de ajo picados finos
  • 800 g (3 ½ tazas) de tomate triturado en conserva
  • 1 cucharada de puré de tomate
  • 1 cucharadita de azúcar de grano fino
  • ¼ cucharadita de pimienta roja
  • 1 pastilla de caldo vegetal
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • Ensalada verde y pan de chapata para acompañar
Receta impresa

Preparación

Quien sea que dijo que las verduras no tienen sustancia, tendrá que tragarse sus palabras cuando pruebe estas berenjenas. A decir verdad, la berenjena es técnicamente una fruta, pero no se lo diga a los italianos. El norte y el sur de Italia están enfrentados por la propiedad de este plato.
  1. Coloque las lonchas de berenjena en una bandeja. Sazónelas con sal y cúbralas con papel de cocina. Repita con otra capa de berenjenas hasta que se terminen y cubra la última capa con papel de cocina. Póngales peso encima, como p. ej., una sartén llena de agua, y déjelas 30 minutos para que suelten todo el líquido.
  2. Mientras tanto, prepare la salsa de tomate. Caliente el aceite a fuego medio en una sartén grande de base pesada y fría la cebolla unos 4 minutos hasta que esté blanda y transparente. Añada el ajo y fríalo durante 30 segundos, con cuidado de que no se queme. Añada los tomates con el puré de tomate, el azúcar, la pimienta roja y la pastilla de caldo. Déjelo cocer a fuego lento durante 20-30 minutos hasta que la salsa espese. Sazone al gusto.
  3. Precaliente el horno a 180 °C, con el termostato en el 4, y caliente una sartén de base pesada a fuego medio. Aplique un poco de aceite a cada loncha de berenjena con un pincel y fría varias lonchas a la vez, hasta que estén hechas y doradas por ambos lados. Añada un poco más de aceite a la sartén si es necesario. Déjelas escurrir sobre papel de cocina para que absorban el aceite sobrante.
  4. Cubra la base de una bandeja de horno de 30 cm x 20 cm con dos cucharadas de salsa de tomate. Cubra el tomate con una capa de berenjenas y añada otras 4 cucharadas de salsa de tomate. Añada bastante mozzarella y cheddar rallados. Repita el proceso hasta terminar las berenjenas y acabe con una capa de salsa de tomate y cheddar (sin mozzarella). Hornéelo durante 40 minutos hasta que esté hecho y dorado. Déjelo reposar en la bandeja durante 5 minutos.
  5. Para servir, lleve a la mesa la bandeja de berenjenas asadas con salsa de tomate y queso y acompáñelas con un bol de ensalada y pan recién hecho.

¿Busca más ideas?

Seguir a Kerrygold en Instagram

Descubra nuestras

Recetas

Postres

Pancakes de pepitas de chocolate con mantequilla de arce y Kerrygold

Para la mantequilla de arce, mezcle 50 ml del jarabe de arce y la ma...

Platos principales

Pastel de espinacas y feta

Una apuesta segura para toda la familia. Tanto los amantes de la carne como los...

Raciones 4-6
Platos principales

Chuletas de cordero con vino tinto, romero y mantequilla de ajo

Chuletas de cordero adobadas. Tiernas y sabrosas. Sáqueles el máximo partido u...

Raciones 4
Platos principales

PASTEL DE MANZANA

Indicaciones Caliente el horno a 180 °C. Derrita el azú...

Platos principales

Champ y colcannon

La modesta patata. ¡Qué vegetal tan versátil! Esta receta es una vieja amiga...

Raciones 4-6
Acompañamientos y aperitivos

Gratén irlandés de patatas con queso

El tesoro nacional de Irlanda necesita de vez en cuando una reinterpretación. S...

Raciones 4
Recetas con horno

Trufas de tarta de queso sin hornear

En un tazón pequeño, bata con una batidora eléctrica el queso cre...